Niggas

Bienvenidos a nuestro sitio web

  • Poco a poco más usuarios tienden a montarse su propio ordenador, y es que no hay motivos para no hacerlo. Configurando nuestro propio equipo conseguiremos un ordenador que se adapte mejor a nuestras necesidades, nos ahorraremos piezas, y no pagaremos por cosas que nunca usaremos. Por esto estamos preparando una colección de artículos con la que esperamos poder ayudaros a elegir y a montar vuestro propio equipo.
  • Cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Prosesador

Usuario base:

El usuario base es aquel que usa su ordenador de tanto en cuando para realizar tareas básicas como edición de documentos de texto y hojas de cálculo o navegar por Internet. Por otro lado este tipo de usuario utiliza el ordenador para mirar su contenido multimedia.

El usuario base, si quiere ahorrar algo de dinero lo mejor que puede hacer es optar por algún procesador de la gama Intel Core i3 o de la gama AMD Althon II, que son las gamas más básicas de ambas marcas.

Usuario intermedio:

El usuario intermedio es aquel que usa el ordenador para tareas más avanzadas, como por ejemplo edición de imágenes a nivel usuario mientras navega por Internet y escucha música. Además comparte fotos y vídeos en Internet y usa videochats. Por otro lado a este tipo de usuario le gusta jugar a juegos de redes sociales o a juegos flash.
En este caso estaríamos hablando de algún procesador de la gama Intel Core i5 o algún procesador de la parte baja de las gamas AMD FX.

Usuario avanzado:

Este usuario es el más exigente de todos. Algunas de las tareas que hace son por ejemplo jugar a videojuegos exigentes, o usar programas tipo Adobe Photoshop, En general este usuario necesita mucha potencia para poder realizar sus tareas.
Este es el usuario que más tendrá que pagar para armarse su equipo ya que tendría que elegir un procesador de las gamas Intel Core i7 y AMD FX.

Targeta madre

Tipo de socket:

Cuando elegimos el procesador tenemos que averiguar qué tipo de zócalo lleva. El socket es el tipo de conexión electromecánica que hay entre procesador y placa. Hay muchos tipos y son del tipo: 423, 370, 478, 775, 1155, 1156, 1366 y 2011 para Intel y 462, F, 939, 940, AM2, AM2+, AM3 y FM1 para AMD.
Los zócalos más comunes són 1155 y 1366 para Intel y AM3, AM3+ y FM para AMD.

Ranuras para RAM:

Este es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. En un episodio futuro hablaremos de cómo elegir nuestros módulos RAM, por lo que tal vez la información que venga ahora os suene a chino. No hay que temer, cuando acabemos la saga todos los cabos sueltos desaparecerán.

En el apartado de las memorias RAM, tenemos que valorar los siguientes aspectos:

Cantidad de ranuras
Velocidad de las ranuras (en MHz)
Capacidad máxima de las ranuras o de placa base (en GB)
Ranuras de expansión
En estas ranuras o slots conectaremos nuestros módulos de expansión como la tarjeta gráfica o tarjetas de red y amplificadores de puertos USB, Firewire y demás.

Debemos tener en cuenta qué tarjetas vamos a conectar y el tipo de slot que usan. El tipo de conexión más nuevo es el PCI-Express en su variante 3.0, pero también se usa actualmente el PCI clásico y la versión PCI-Express 2.0. Como en principio sólo vamos a conectar una tarjeta gráfica al equipo, tenemos que comprobar que tenemos como mínimo un puerto de ranura de expansión compatible con la expansión gráfica.

Conectores SATA:

A través de estos conectores enchufaremos a nuestro equipo los discos duros. En general, el protocolo SATA3 es el más común y moderno de todos, pero el SATA2 se sigue usando. Por esto, al igual que las ranuras de expansión, nuestra placa base debe tener al menos un conector SATA compatible con nuestro disco duro. Generalmente las placas base traen conectores SATA3 y SATA2 en la misma placa, por lo que no habrá que preocuparse demasiado.

Otros aspectos a tener en cuenta:

Tarjeta de red: hoy en día todas las placas base ya traen incorporada esta tarjeta, por eso deberemos comprobar que acepta nuestra velocidad de conexión, es decir, si tenemos una conexión de red de 100Mb/s y compramos una placa que solo acepte 10Mb/s, perdemos el 90% de la velocidad de Internet que tenemos contratada, así que debemos evitarlo.

Puertos traseros: hay que tener en cuenta también los puertos de conexión traseros de nuestra tarjeta para poder conectar nuestros dispositivos: USB 2.0, USB 3.0, Ethernet, Firewire, VGA, etc.

Conectores Input/Output internos: Hay muchos conectores menores que se deben enchufar a la placa, como por ejemplo los puertos USB y audio que estén integrados en la caja del ordenador o los botones de encendido y reset, así como los LEDs de aviso, por lo que deberemos asegurarnos de que la placa que elijamos traiga todos los puertos que necesitemos para enchufar nuestras piezas.

¿Cómo elijo la placa?

El proceso que debemos seguir para elegir la placa es muy sencillo: cuando sepamos qué piezas queremos, deberemos investigar todas las conexiones que he mencionado más arriba (socket, módulos RAM, tipo de conexión SATA y otras conexiones), una vez recopilada toda esta información, solo deberemos encontrar una placa que cumpla con nuestros requisitos.

RAM

Usuario base:

El usuario base, en general no tendrá muchas aplicaciones abiertas a la vez, y si las tiene seguro que no requerirán muchos recursos, por eso, la RAM más adecuada para este perfil debería ser de entre 2GB y 4GB a una frecuencia de 800MHz o 1066MHz.

Usuario intermedio:

Este usuario ya necesitará algo un poco más potente, básicamente porque si, por ejemplo, está editando una foto mientras tiene un explorador de Internet abierto para chatear con alguien y además escucha música a través de Spotify, 4GB de RAM se le van a quedar un poco cortos. Por esto lo ideal para este usuario es una memoria de entre 4GB y 6GB y a una frecuencia mínima de 1066MHz, pero es recomendable que sea de 1333MHz.

Usuario avanzado:

El usuario avanzado, posiblemente usará el ordenador casi siempre para realizar tareas que demanden bastantes recursos, ya sea jugar o usar programas de tipo CAD o Adobe CS5. Por eso se recomienda que este usuario use memorias de mínimo 6GB, pero para ir algo sobrado mejor poner 12GB o 16GB. Eso sí, este usuario necesitará al menos 1333MHz de frecuencia, pero mejor si es de 1600MHz.

Como ya he hecho en los otros artículos, al final del post, voy a dar mi opinión y mis recomendaciones: las principales marcas a tener en cuenta a la hora de elegir RAM son Kingston y Corsair. Por otro lado, y dirigiéndome a los usuarios avanzados, si podemos conseguir módulos de más de 1600MHz y nuestra placa los acepta, mejor que mejor. Y en cuanto a las capacidades, si tenemos dinero suficiente, mejor estirarlas siempre al máximo, de este modo, nos aseguramos que el día de mañana si sale un programa que requiera 8GB de RAM para él solito (exagerando mucho), podremos usar ese programa mientras hacemos otras cosas.

Fuente de podrer

Empezamos a ver ya el final de la saga, parece que no tendrás que esperar mucho tiempo para tener tu ordenador totalmente montado. Hasta hoy te hemos dado consejos para que elijas el procesador, la placa base, la memoria RAM y la tarjeta gráfica que más te convienen. Ahora vamos a ayudarte a escoger la fuente de alimentación. Esta pieza, junto al procesador, la placa base, el disco duro y la memoria RAM, es clave para que el ordenador funcione. ¡Adelante!

Disco Duro

Como siempre, en primer lugar, vamos a averiguar, ¿qué es el disco duro? El disco duro es el dispositivo en el que se graban magnéticamente los archivos de nuestro equipo tales como los del sistema operativo y los de los programas. Así mismo en el disco duro se guardan nuestras fotos, vídeos, documentos y, en general, todo lo que está almacenado en el ordenador. El disco duro es, posiblemente, el dispositivo más fácil de elegir de todo el equipo, a no ser que busquemos algunas características muy específicas, así que, sin más dilación, pasemos a elegir nuestro modelo.

En primer lugar, debemos diferenciar dos tipos de discos duros: los SSD (Solid-State Drive o Unidad de Estado Sólido) y los HDD (Hard Drive Disk o Disco duro). La principal diferencia que hay entre estos tipos de disco duro es que los SSD son más rápidos que los HDD, además, los SSD consumen menos electricidad y se calientan menos que los HDD ya que carecen de elementos mecánicos.

Para entender la diferencia vamos a hacer un símil, el disco tipo HDD es como un CD dentro de una unidad de lectura, y el disco tipo SSD es como un Memory Stick. Por otro lado, los discos tipo SSD son mucho más caros que los HDD.

Entonces, ¿qué debo comprar? Este componente del equipo es el más “personal” de todos, ya que cada usuario tendrá unas preferencias u otras, pero lo recomendable, si tenemos dinero, es montar dos discos duros en nuestro equipo: un SSD pequeño para instalar el sistema operativo y algunos programas importantes, y un HDD para instalar programas menos importantes y guardar nuestros archivos. De este modo, lo que conseguiremos es la velocidad deseada para el equipo.

Por otro lado debemos tener en cuenta qué tipo de conector usaremos, pues si nuestra placa solo tiene conectores SATA2, no necesitaremos comprar un disco con SATA3 ya que son un poco más caros. También cabe decir que se puede conectar un disco SATA3 en un conector SATA2, pero de este modo, el disco duro rendirá como si fuera un SATA2 y no un SATA3. Además también debemos tener en cuenta las revoluciones por minuto (rpm) de los discos. Los discos duros giran a 7200rpm o a 5400rpm, en general los discos más nuevos son de 7200rpm, más rápidos que los de 5400rpm.

Perifericos y expanciones

Caja

Para muchos usuarios la caja es un elemento crucial, lo cierto es que, aunque no parece una pieza básica, tiene más importancia de lo que nos creemos. En primer lugar vamos a diferenciar un par de tipos de caja:

Torre:son las más grandes, tienen espacio suficiente para meter todas las piezas que necesitemos.

Semitorre:son las más conocidas, son más pequeñas que las torres, y cuentan con menos espacio para albergar componentes.

Barebone:son todavía más pequeñas, dentro sólo cabrán las piezas básicas. Se suele usar para ordenadores de bajo rendimiento y son las cajas más discretas.

Modding o gaming:estas cajas pueden ser tipo torre, semitorre o barebone, en general, se le da mucha importancia al aspecto de la caja, así como a la ventilación de la misma, además suele traer elementos de iluminación para mejorar el aspecto.

Tras ver los tipos de cajas existentes, vamos a averiguar cómo elegir la caja. Hay varios aspectos que se deben tener en cuenta: la cantidad de ranuras para tarjetas de expansión, los puertos que trae en el panel frontal (si necesitamos USB, cuántos, qué tipo, etc…) y finalmente el tipo de placa que deben llevar. Hay tres estándares de placas base:

ATX: el estándar más conocido, en general se monta dentro de torres, semitorres o cajas de modding y gaming.

Mini-ATX: se suele meter en semitorres y barebones.

Micro-ATX: se suele usar en barebones.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de elegir la caja, sobre todo si necesitamos un ordenador de alto rendimiento, son el tipo y el número de ventiladores que va a llevar la caja. Como ya sabéis, el tema de la refrigeración es un aspecto muy importante de los ordenadores para juegos o procesos pesados. Esto nos lleva a hablar del siguiente componente.

Disipador

Como muchos lectores sabrán, la alta temperatura es un factor que hace que el procesador no rinda como debería, por esto es importante que esté bien refrigerado. En general, los usuarios base o intermedios no necesitarán ningún disipador especial, les bastará con el disipador incluido en la caja del procesador. Pero los usuarios que usen el ordenador para jugar o para ejecutar programas pesados durante largos períodos de tiempo sí necesitarán un disipador mejor que el que incluye Intel o AMD. Si tenemos el procesador overclockeado (proceso a través del cual se fuerza el procesador para ganar más velocidad) el procesador se va a calentar mucho más que si no lo tenemos oceado, por esto, necesitaremos también un buen disipador.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir un disipador? Pues algunos aspectos que debemos tener en cuenta son por ejemplo: el tamaño de la caja, el socket o zócalo que use nuestro procesador y si queremos refrigeración líquida o de aire.

En el aspecto de la refrigeración debemos estar al tanto de la pasta térmica. Si usamos el disipador incluido con el procesador no habrá que preocuparse de nada, ya que la plasta térmica ya está aplicada, pero si compramos un disipador distinto deberemos aplicar la pasta térmica nosotros mismos, esto también lo aprenderemos a hacer en el próximo episodio de la saga.

Lector de discos

El lector de discos es un elemento que también varía mucho según el tipo de usuario, pero siempre es recomendable tener al menos una unidad de lectura, ya que nunca sabremos cuando la necesitaremos. Por otro lado algunos usuarios necesitarán grabar CD, DVD o incluso Blu-Ray, por lo que necesitarán comprar una unidad de grabación, pero esto ya es muy personal, por lo que desde aquí lo único que os podemos recomendar es que prestéis mucha atención a los cables. Debemos asegurarnos de que podamos enchufar todas las piezas a la fuente de alimentación y a la placa.

Tarjetas de expansión

Este apartado es también muy personal, algunos usuarios necesitarán tarjetas de expansión, ya sea por que quieren conectar la torre a través de WiFi o porque necesiten ampliar los puertos que trae la placa base. Para este apartado lo único que podemos hacer desde aquí es, al igual que con las unidades de lectura, recomendaros que prestéis atención al tipo de conexión entre la tarjeta de expansión y la placa base, y os aseguréis de que vais a poder conectarla al puerto de expansión, ya sea PCI, PCI-Express o cualquier otro protocolo de conexión.

Como es tradicional en la saga voy a dar mis impresiones sobre algunas de las piezas del equipo. Respecto a las cajas, si no necesitamos ninguna expansión en la refrigeración del equipo, cualquier caja que cumpla los requisitos de tamaño de la placa base y de puertos en el panel frontal nos irá bien, no hay que ofuscarse buscando una caja muy concreta. Eso sí, si queremos una caja de modding o gaming las marcas más recomendables son ThermalTake, NOX y NZXY por la calidad de los materiales que usan.

Por otro lado en el apartado del disipador no puedo dar mucha opinión ya que yo siempre he usado el disipador que viene con el procesador, pues nunca se me ha calentado de más el procesador, y no se puede decir que no le haya dado caña, pero si no lo vamos a overclockear, no necesitaremos mucho más que el disipador de Intel o AMD. El procesador está preparado para no calentarse más de la cuenta si no haces cosas raras con él.

Por otro lado, lo más recomendable en los lectores de discos es montar una unidad grabadora, aunque no tengamos planeado usarla, de este modo, si algún día por lo que sea necesitamos grabar algo no tendremos que ir a ver al vecino. Eso sí, la marca a tener en cuenta para este apartado es LG, sin duda es la mejor.